Mermelada de churris

mermelada de churris

En la entrada de la huerta de mi pueblo tenemos un árbol que da unas ciruelillas pequeñas pero sabrosas, les llamamos churris.

churral

Supongo que son ciruelas silvestres y que se llaman así debido a su pequeño tamaño.

churris

Con algunas he hecho mermelada.

Me gusta porque tiene bastante acidez y además les he añadido azúcar moreno en lugar de azúcar blanco. Y como son casi todo hueso me ha salido sólo un bote, así que ni lo he puesto a hervir porque me lo comeré para desayunar en los próximos días y no necesito conservarlo.

mermelada de churris

Mermelada de tomate verde

20131027_mermeladadetomateverde1

 

Este año en mi pueblo ha hecho mal tiempo y la cosecha ha venido pobre y tardía, así que muchos tomates no han llegado a madurar.

No importa, todo se aprovecha. La mermelada de tomate verde está muy buena combinada con alimentos salados como queso o paté.

Comenzamos pelando los tomates y troceándolos.

20131027_mermeladadetomateverde2

 

Los ponemos a cocer con azúcar al gusto, más o menos 700 gr. de azúcar por cada kilo de tomates, y unas gotas de limón. Cuando esté hecho lo trituramos, lo dejamos enfriar, lo ponemos en los botes y como siempre los cocemos al baño María durante un cuarto de hora.

20131027_mermeladadetomateverde3

 

Mermelada de pera

20131026_mermeladadepera

El otoño es una época ideal para hacer mermeladas. Si tienes un huerto puedes aprovechar todas las frutas, incluso aquellas que se han caído o que están un poco “tocadas”, antes de que se pierdan. Y si no lo tienes siempre puedes buscar las ofertas de la frutería.  Como ejemplo, esta mermelada de pera.

Ponemos a cocer la pera troceada y sin piel. Añadimos un poquito de agua, azúcar al gusto y un poco de canela.

20131026_mermeladadepera1

 

Cuando esté cocida la trituramos con la batidora o el pasapurés, y lista para meter en los botes.

20131026_mermeladadepera2

Después, como siempre, para que la mermelada se conserve bien ponemos los botes a hervir en baño María cubiertos de agua, durante un cuarto de hora.

20131026_mermeladadepera3

 

 

Mermelada de moras silvestres

20130917_mermeladademoras1

Septiembre, el mes de las moras. Ayer estuve andando con unas amigas y volvimos con una bolsa de moras silvestres, así que enseguida me puse a hacer mermelada.

20130917_mermeladademoras2

En primer lugar las lavamos bien y las escurrimos.

A mi no me gusta la mermelada muy dulce así que al kilo de moras que tenía, el resto me las comí, solamente le añadí 250 grs. de azúcar.

También he visto en la mayoría de las recetas por internet que le añaden un poco de zumo de limón, pero yo no lo hice.

Las ponemos en una cazuela a fuego medio y enseguida veremos que van soltando su jugo. Las vamos removiendo de cuando en cuando y en unos tres cuartos de hora estarán listas.

Las pasamos primero por la batidora y luego por el pasapurés o el chino para que quede lo más fina posible.

Hervimos un bote de cristal, lo dejamos enfriar y lo llenamos con la mermelada.

Como en esta ocasión es poca cantidad y voy a consumirla, lo único que hice fue poner el bote boca abajo para que haga el vacío, y lo metí en la nevera, pero si fuese a guardarla cocería los botes en agua durante un cuarto de hora como otras conservas que ya hemos visto.

20130917_mermeladademoras3

Ahh!!! y no olvidéis hacer una bonita etiqueta para el bote.

Mermelada de ciruela negra

Sigo diciendo que los pueblos son una mina y a pesar de que este año no hay demasiada fruta, todo se aprovecha. Por ejemplo, con estas ciruelas negras que para comer crudas resultan un poco ácidas he hecho una mermelada, ideal para desayunar con tostadas o para cubrir una tarta de queso.

20130823_mermeldadeciruela (5)

 

En alguna ocasión también las he utilizado para hacer licor y sale parecido al patxarán.

20130823_mermeldadeciruelanegra2

Lavamos las ciruelas y las partimos en trozos, conservando la piel y eliminando el hueso.

También las podemos poner a cocer enteras pero luego tendremos que quitar los huesos… lo que mejor os parezca.

Las dejamos hacer a fuego lento con azúcar y removiendo cada cierto tiempo. En cuanto a la cantidad de azúcar va en gustos. En esta ocasión he puesto un kilo de ciruelas y medio de azúcar.

Cuando las ciruelas se hayan deshecho las pasamos por el pasapurés para quitarle las pieles y rellenamos los botes.
20130823_mermeldadeciruelanegra3

Los cocemos al baño María teniendo cuidado de que queden bien cubiertos. Cuando empiecen a hervir contamos 15 minutos y de esa manera podremos conservarlos durante todo el año.

20130823_mermeldadeciruelanegra4

 

La mermelada casera es fácil de hacer, sale buenísima y sabemos que no tiene conservantes ni otros aditivos.

Bonito en conserva II

Este año también he puesto conserva de bonito, porque lo encontré a buen precio, 4,95 euros, y de buen tamaño, 11,5 kilos pero esta vez con la receta de Mari que me acompañó a hacerlo.

En primer lugar lo pusimos a cocer. El agua ni siquiera tiene que cubrir las rodajas porque luego les daremos la vuelta, y para dar algo de sabor añadimos; una cebolla, varios dientes de ajo con piel, media ramita de laurel y tanta sal como si estuviéramos cocinándolo, no más. Con la receta de aceite de otros años llevaba mucho más agua y mucha más sal.

20130814_bonito1

Una vez cocido lo dejamos enfriar y después lo limpiamos de pieles y espinas.

Vamos haciendo trozos y metiéndolo en los botes. La otra novedad de esta receta es que añadimos al bote la mitad del agua de cocción y mitad de aceite de oliva.

Ponemos los botes a cocer cubiertos de agua y contamos una hora desde que empiecen a hervir.

Me salieron 12 botes medianos y 12 pequeños.

20130814_bonito2

Cabello de ángel

Estos días de fiesta he estado en mi pueblo y mi madre aún tenía un par de calabazas pequeñas de las de hacer cabello de ángel.

Son preciosas para tener de adorno y su dulce está exquisito.

20130328_cabellodeangel1

En primer lugar hay que partir las calabazas por la mitad. La piel es muy dura. Las semillas deberían ser en su mayoría negras, pero al ser dos calabazas pequeñas y tardías no llegaron a madurar totalmente y por eso vemos algunas blancas, e incluso una de color verde, que al ser ya primavera quería comenzaba ya a germinar dentro de la propia calabaza. Las semillas negras las guardamos y a finales de mayo las sembraremos de nuevo.

20130328_cabellodeangel2

Sacamos todo el contenido y le quitamos bien todas las semillas.

20130328_cabellodeangel3

Lo vamos deshilachando y una vez limpio lo pesamos y lo ponemos a cocer en una cazuela.

20130328_cabellodeangel4

Escurrimos el agua que saque y le añadimos tanto azúcar como haya pesado antes. Dejamos cocer a fuego muy lento hasta que se vayan formando las hebras y tome este precioso color dorado.

Foto0535

Ahora podríamos meterlo en botes y cocerlo al baño María como cualquier otra conserva, pero en mi caso, como es poquito, lo utilizaré la semana que viene para hacer algún postre.

Esta es la planta donde crece.

20130328_cabellodeangel

Dulce de membrillo

El membrillo es una de las cosas que más me recuerdan a mi pueblo. Me encanta el árbol, me encanta el fruto, su olor, su color, y me gusta comer el dulce, sobre todo mezclado con queso.

Por lo que he leído hay dos tipos de membrillos los de pera o los de manzana, será como dicen en mi pueblo; las membrillas y los membrillos. Estos que tiene mi madre en la huerta se parecen mucho a las peras, pero por supuesto solo en su aspecto exterior porque es un fruto muy duro que no se puede comer crudo, son más bonitos y más finos pero menos olorosos.

Mirad qué bonito: Según wikipedia Plutarco relata que las novias griegas mordían un membrillo para perfumar su beso antes de entrar en la cámara nupcial “a fin de que el primer beso no fuera desagradable” (“Preguntas romanas” 3.65). Era un membrillo el premio que Paris concedió a Afrodita.

La receta para hacer el dulce es muy simple, solo necesitamos membrillos, azúcar, y un poco de paciencia.

Pelamos los membrillos y les quitamos el corazón.

Los pesamos y preparamos la mitad de esa cantidad de azúcar. Si os gusta muy dulce podéis echar un poco más. Los cortamos en rodajas finas para que tarden menos en cocer y los vamos poniendo en una cazuela con el azúcar, todo bien mezclado.

Lo dejamos así tapado hasta el día siguiente para que saque el jugo y se vaya oxidando, lo que le dará ese color oscuro característico.

Lo ponemos a fuego fuerte hasta que comience a hervir y luego a fuego lento durante al menos dos horas, removiendo de vez en cuando y cuidando de que no se pegue. No debe quedar demasiado espeso porque entonces será más difícil triturarlo y quedará muy duro, debe tener algo de caldo.

También alguna vez lo he hecho en la olla rápida, pero queda muy líquido porque el caldo no se evapora y hay que colarlo, con lo que supongo que también perdemos parte del sabor.

Lo trituramos con la batidora hasta que quede bien fino y lo pasamos a los moldes donde lo vayamos a guardar.

Éste de color oscuro es el que hizo este año mi madre, ideal para comer con queso semicurado.

Y lo bueno de tener un membrillero en la huerta es que suele sacar tantos frutos que puedes repartirlos entre los amigos. Este que veis en la foto me lo dio a probar mi amigo Santi. Le ha quedado de un color clarito precioso y nos lo comimos con queso fresco.

Y como me dijo mi amigo Javi, que también se llevó unos pocos, ¿quién no se lo ha comido de pequeño con galletas María?

El dulce de membrillo se conserva durante bastante tiempo en la nevera, pero si hacemos una cantidad grande, es buena idea meterlo en botes de cristal, de tapa ancha para luego sacar mejor el contenido, y cocer estos botes en baño María como cualquier otra conserva durante 10 o 15 minutos.

Conservas de bonito y pimientos

Este fin de semana he estado en el pueblo aprovechando para hacer unas cuantas conservas que luego vienen muy bien en el invierno.

Bonito:

El viernes compré un bonito de 9 kilos a 5,99 euros/kg. dos litros de aceite de oliva y un paquete de sal. Total redondeando, 60 euros.

Me salieron 24 botes pequeños, contando también el de la ventresca. Si bien es cierto que no cuento el gasto en butano, ni la mano de obra, ni el desplazamiento y la gasolina, ni los botes, porque ya los tengo de otros años…. me salieron a 2,5 euros cada bote.

Teniendo en cuenta que es un entretenimiento, el precio no está nada mal, y desde luego la calidad lo merece.

La receta la podéis leer en una entrada que hice el año pasado.

Pimientos:

El sábado tocaba ir a comprar pimientos asados. Afortunadamente ya no tengo que hacer un viaje largo hasta Cárcar o Lodosa porque los venden asados en Acedo y los traen desde Mendavia. A pesar de eso me pasé todo el día en esta labor.

Compré 20 kilos del piquillo a 1,60 euros/kg. en total 32 euros, con los que saqué 19 botes medianos y 10 pequeños.

En los medianos puse los mejores pimientos, enteros, listos para hacer rellenos, que me encantan. En los pequeños metí los pimientos que no quedan enteros y me servirán para comer acompañados de unos ajitos.

Aproximadamente me salen a 1,33 euros cada bote mediano y a 0,66 euros cada bote pequeño.

También compré 10 kg de pimientos del pico, un poquito más grandes que los anteriores y no tan finos, pero ideales como acompañamiento de cualquier plato. Estos los guardé en bolsas de congelar, que es más rápido y evitamos el gasto de los botes y su cocción.

Ha sido un fin de semana de bastante trabajo, pero como dice el refrán, “sarna con gusto no pica“.

Melocotón en almíbar

Podemos poner el melocotón en trozos pequeños, como para macedonia, o por mitades, que quedan aún más vistosos.

Para cortar el melocotón en dos mitades hacemos un corte con el cuchillo por la mitad y con la mano las hacemos girar. Nos quedaremos con una parte que lleva el hueso y la otra sin nada. Entonces podemos pelar cada una de las partes.

  • Pelar los melocotones y rellenar los botes.
  • Echarles una cucharada de azúcar.
  • Rellenar con agua.
  • Poner las tapas.
  • Cocer los botes en una olla donde queden cubiertos de agua.
  • Cuando el agua empiece a hervir contar diez minutos.
  • Sacar los botes y dejar enfriar.