Albóndigas de bonito

La forma de hacerlas es similar a las albóndigas de carne, solo que esta vez con pescado.

En un bol ponemos dos huevos batidos, un poco de pan duro remojado en leche y escurrido, el bonito picado en trozos muy pequeños, sal y pimienta blanca.

Metemos todo en la picadora y si queda demasiado jugoso añadimos un poco de pan rallado.

Formamos bolas. Es un poco pringoso, si no queréis usar las manos podéis hacer las bolitas con dos cucharillas.

Las pasamos por harina y las freímos.

Hacemos la salsa con cebolla picada, perejil , un poco de harina y agua.

La pasamos por el pasapurés y añadimos la salsa a las albóndigas, donde las dejaremos hervir durante unos diez minutos.

20131011_albondigasdebonito

Ensalada de bonito y pimientos

Cortamos cebolleta fina y la aliñamos con aceite de oliva virgen, vinagre de manzana y sal.

Ponemos encima los trozos de bonito en aceite, unas tiras de pimientos de piquillo y varias aceitunas.

20130716_ensaladadeatun

Pintxo de bonito y pimiento verde

Mis hijos no se comerían un pimiento verde frito si se lo presento entero, aunque acompañe a la mejor tortilla de patata del mundo. Sin embargo con este truco de ponerlo picadito sobre un pan de chapata tostado y coronado con un trozo de bonito y un poquito de salsa mahonesa, se lo comen divinamente.

Ya tenéis una idea para la cena.

Ijada de bonito

Como estamos en la época del bonito, la semana pasada aproveché para comprar uno entero, que pesaba unos dos kilos y medio.

Comprándolo así sale más barato, pero claro, hay que contar con el desperdicio, así que es mejor aprovecharlo todo. Las espinas las tengo congeladas y algún día haré un caldo para arroz y hoy hemos comido la ijada.

Qué palabra tan bonita, ¿no os parece?, y no, no se escribe con h, como podéis comprobar en la RAE. Quizás también la conozcáis como ventresca.

La he puesto al horno durante unos 20 minutos a 180º con un poco de sal.

En una sartén con un poco de aceite freímos unas láminas de ajo y cuando estén doraditas las quitamos del fuego y les añadimos un chorrito de vinagre. Cuidado que si está muy caliente salta. Echamos esto sobre la ijada y listo para comer.

Es la parte más fea, pero también la más sabrosa.

Bonito en escabeche

Ponemos aceite en una sartén y freímos los trozos de bonito limpios de espinas y piel.

Reservamos en un plato.

En el aceite sobrante y un poco más si hace falta, pochamos una cebolla. Cuando este doradita añadimos un poco más de aceite, un vasito de vinagre, un vasito de vino blanco, varios dientes de ajo sin pelar, dos hojitas de laurel, unos cuantos granos de pimienta negra y sal.

Dejamos cocer durante unos diez minutos e incorporamos el bonito. A los dos o tres minutos lo retiramos y dejamos enfriar.

Lo pasamos a un recipiente en el que debe quedar cubierto, si no es así añadimos aceite, y lo dejamos en el frigorífico para consumir en los próximos días.

Bonito encebollado

Pochamos abundante cebolla en aceite de oliva, con un poquito de sal.

Añadimos los tacos de bonito y cuando estén doraditos, listo para servir.

 

 

Marmitako

Estamos en la época del bonito así que vamos a aprovechar para hacer cocina de temporada.

Ponemos 2 pimientos choriceros en remojo con agua caliente.

Pochamos cebolla, pimiento verde y las patatas cortadas en trozos. Debemos cortarlas haciendo “crash” para que el caldo quede espeso.

Añadimos un poco de vino blanco, un par de cucharadas de tomate, una pizca de sal y dejamos cocer.

Cuando ya está casi hecho incorporamos la carne de los pimientos choriceros y el bonito en trozos y lo dejamos al fuego durante 5 minutos más.

No debe asustaros que sea verano y haga calor para tomar este plato de cuchara, basta con comérselo templadito, no demasiado caliente.

Buen provecho.

Pintxo de bonito y huevo

Ayer estuve en la taberna Orio, en Madrid, esquina c/Hortaleza con c/ Colón y como de costumbre me inspiró este pintxo:

Mezclamos el bonito con la salsa mahonesa y la yema de huevo cocido.

Ponemos la mezcla sobre una rebanada de pan y lo decoramos con la clara de huevo cocido rayada.

Pintxo de pimentos y bonito

Este pintxo está inspirado en uno que se puede degustar en  el mercado de San Antón de Madrid.

Sobre una rebanada de pan ponemos los pimientos rojos pochados, el bonito y la cebolla confitada.

Pintxo de bonito

Cortamos las rebanadas de pan de molde por la mitad, las freímos y las ponemos sobre papel para que pierdan el aceite.

Es muy importante echarlos cuando el aceite esté muy caliente para que no queden grasientas.

Hacemos una mezcla de bonito en aceite y tomate casero.

Formamos los pinchos justo en el momento de comerlos poniendo el bonito sobre el pan y añadimos unas gotas de salsa picante.

Os recuerdo que es un pincho, con uno por persona es suficiente. Imprescindible acompañarlo con una cervecita, o un vino.