Croquetas de queso Idiazabal y nueces

20160110_croquetasdeidiazabal

Una amiga me regaló un queso Idiazábal, y ¡vaya el partido que le estoy sacando!.

Probadlo frito con mermelada, con nueces, con membrillo… o simplemente como tapa acompañado de un buen pan y vino de Rioja. Y ahora os lo propongo en croquetas, que las he visto en algunos bares pero nunca las había hecho en casa.

No voy a poner la receta de cómo hacer croquetas porque ya la he comentado más de una vez. Solo deciros que le he añadido unas  nueces picadas le dan un sabor especial y es agradable encontrarte los trocitos crujientes.

20160110_croquetasdeidiazabal (1)

20160110_croquetasdeidiazabal (2)

20160110_croquetasdeidiazabal (3)

20160110_croquetasdeidiazabal (4)

Que aproveche.

 

 

Croquetas de chorizo, de jamón y de salchichón

20150919_croquetas de chorizo (5)

Hoy se me ha ocurrido hacer croquetas de salchichón porque las probé este verano en Málaga y porque una vecina me ha traído un salchichón y un chorizo de pueblo que están buenísimos.

Las de chorizo creo que nunca las había publicado en el blog, pero están muy sabrosas.

Y ya puestos a congelar croquetas también he hecho una tanda de jamón, así cuando las utilizo puedo poner se distintos sabores.

20150919_croquetas de chorizo (1)

20150919_croquetas de chorizo (2)

20150919_croquetas de chorizo (4)

20150919_croquetas de chorizo (3)

¿Tú cuantos tipos de croquetas haces? ¿me das alguna idea nueva?

 

Croquetas de boletus

croquetas de boletus

Han puesto cerca de mi casa una tienda de fruta especializada en setas silvestres y no pude resistirme a comprar un par de boletus para hacer croquetas.

boletus

Primero los corté en láminas y luego en trocitos pequeños.

boletus

Y los salteamos en la sartén con aceite de oliva.

boletus

Hacemos la bechamel, los incorporamos y hacemos las croquetas como en cualquiera de las otras recetas de croquetas que ya he puesto en el blog anteriormente.

La única diferencia es que en esta ocasión no he utilizado pan rallado normal sino uno de grano más gordo que compramos en una tienda de productos asiáticos. Así quedan más crujientes y vistosas.

croquetas de boletus

Croquetas de bonito

croquetas de bonito

Ya sabéis que las croquetas me encantan y que cada vez que voy de viaje busco en internet “las mejores croquetas en…“. Pues en Ávila hay un bar que se llama El buen Yantar, donde el nombre lo dice todo; el buen comer que te ponen croquetones como tapa. Las tienen de muchos sabores, bacalao, matanza, jamón, salmón, queso…

Tapa y caña 1,50 euros. Si vais por Ávila, preciosa ciudad, por cierto, no dejéis de probarlas.

Avila - El buen yantar

 

Yo pedí las de bonito, y por supuesto de regreso a casa ya tengo una nueva idea para cenar, y además en forma redondita como las presentan allí.

Mi receta no la pongo porque ya sabéis de sobra cómo hacer unas croquetas.

 

Croquetas de perretxicos

Croquetas de perretxicos

Las croquetas admiten casi cualquier sabor que les queramos poner, así que dado que es la época de los perretxicos en mi tierra he aprovechado para hacer unas croquetas.

Perretxicos

La fórmula no la repito porque es igual que en ocasiones anteriores, por ejemplo podéis ver la de croquetas de setas que puse hace pocos días.

perretxicos

Espero que os gusten.

Croquetas de setas

Croquetas de setas

Freímos las setas, mejor si son del tipo boletus.

Ponemos el fondo de una sartén cubierto de aceite y rehogamos harina. Vamos añadiendo leche poco a poco y removiendo bien. Cuando tengamos una bechamel suave le añadimos las setas y rectificamos de sal.

Dejamos enfriar la masa extendiéndola sobre una fuente.

Cuando esté fría vamos formando las croquetas. Las pasamos por pan rallado, huevo batido y de nuevo pan rallado.

Y ya las tenemos listas para freír o bien para congelar.

Croquetas de morcilla

Croquetas de morcilla

Freímos el contenido de una morcilla de cebolla quitándole la tripa.

Ponemos el fondo de una sartén cubierto de aceite y rehogamos harina. Vamos añadiendo leche poco a poco y removiendo bien. Cuando tengamos una bechamel suave le añadimos la morcilla y rectificamos de sal.

Dejamos enfriar la masa extendiéndola sobre una fuente.

Cuando esté fría vamos formando las croquetas. Las pasamos por pan rallado, huevo batido y de nuevo pan rallado.

Y ya las tenemos listas para freír o bien para congelar.

 

Croquetas de cocido

La masa bechamel admite muchos ingredientes para hacer unas ricas croquetas. En esta ocasión vamos a aprovechar la carne de hacer cocido y utilizaremos sobre todo el pollo y un poquito del morcillo y del jamón que darán más sabor.

Ponemos cebolla bien picada en aceite y la rehogamos. Luego añadimos toda la carne bien picada, le damos unas vueltas, incorporamos la harina, seguimos rehogando, y poco a poco vamos metiendo la leche.

Cuando tengamos la masa bien fina y que se despega de los bordes, la sacamos a un plato y la dejamos enfriar.

Modelamos las croquetas y como siempre las pasamos por pan rallado, huevo batido y de nuevo pan rallado antes de freír.

Croquetas de espinacas

La idea de hacer estas croquetas la he sacado de las que ponen en Casa Julio – Calle Madera, 37 (Madrid). En este bar de la zona de Malasaña, famoso porque en una ocasión estuvo allí el cantante Bono, de U2, se pueden degustar además de otros sabores;  setas, morcilla, queso… un lugar muy curioso en un barrio digno de visitar.

En primer lugar freímos en una sartén con aceite de oliva, la cebolla muy picada, unos dientes de ajo y jamón serrano. Le añadimos unas pocas espinacas, (yo utilizo de las que vienen congeladas), y las rehogamos también.

Después hacemos sobre ello la bechamel; primero incorporamos la harina, que se mezcle bien con todos los ingredientes, y luego vamos metiendo poco a poco la leche… remover y remover hasta que se despegue totalmente de los bordes.

Pasamos esta mezcla por la batidora para que quede una masa fina y no se noten los trozos, y la dejamos que se enfríe completamente.

Una vez fría, vamos cogiendo porciones del tamaño de una cuchara de café y las pasamos por pan rallado, huevo batido y de nuevo pan rallado. Yo he utilizado el que hago en casa que queda menos fino que el que se compra y al freír se notan los trocitos y queda más crujiente.

En este momento en que ya tenemos las croquetas formadas yo normalmente las pongo a congelar y las utilizo esos días que no sabes qué poner para cenar, pero podríamos freírlas ya.

Quedan muy ricas. Os recomiendo por supuesto que las comáis calentitas nada más freírlas.

Tigres

Esta receta se podría llamar también croquetas de mejillón, porque no tiene más misterio que añadir  los mejillones picaditos a la bechamel que hacemos como masa para croquetas y rellenar las conchas.

Yo utilizo los que vienen ya cocidos y envasados al vacío. Tienen la ventaja de que están más limpios y la desventaja de que son más caros. Yo los compro y como se conservan unas semanas me vienen muy bien para cuando no sé qué hacer para comer.

Si utilizamos mejillones frescos tendremos que cocerlos previamente con una hojita de laurel.

Además a la bechamel podemos añadirle huevo cocido y un poquito de salsa de tomate.

Igual que en el caso de las croquetas yo hago bastante masa y así puedo dejar la mitad congelados para freír otro día.